jueves, junio 13

Ibarguren negociando con Kicillof mientras en la ciudad, las tasas asfixian a los vecinos de Pinamar

Vecinos exigen explicaciones por el aumento en las facturas de electricidad.

Semanas atrás y nuevamente en estos días con las nuevas boletas, vecinos comenzaron a reclamar nuevamente por llamadas, en redes sociales y en las puerdas de la Cooperativa de Agua y Luz de Pinamar Ltda. (CALP) para manifestar su descontento por el aumento en las facturas de energía eléctrica. Los residentes reportaron que el costo de sus recibos se ha triplicado, mientras que los negocios locales han experimentado incrementos aún mayores.


Durante más de una hora y media, los manifestantes pidieron explicaciones, exigieron respuestas y compararon las tarifas con las de municipios vecinos, donde los costos son más bajos pese a que las prestadoras también son cooperativas y utilizan los mismos proveedores. Esta movilización representa a unos 2.000 usuarios que ya han organizado grupos de WhatsApp para coordinar un recurso judicial que frene este “tarifazo”.

En el mientras tanto, el intendente de Pinamar buscaba incansablemente llegar a un acuerdo por el Fondo de Fortalecimiento Municipal, para ingresar más dinero en las arcas municipales. Con esa despreocupación total con el vecino, logró firmar generando un nuevo revés también en la interna del espacio de Juntos. Cabe aclarar que es crucial el fondo, para el desarrollo de infraestructura y la gestión de problemas en los municipios, destacando la importancia de la cooperación con el gobierno provincial.

Pero, volviendo a las tasas tras contextualizar la situación económica, algunos vecinos mostraron facturas que alcanzaban sumas exorbitantes, mientras que familias de bajos ingresos reportaron duplicaciones en sus recibos, haciendo imposible afrontarlos dada la disminución de sus ingresos. Por ejemplo, una vecina presentó una factura de $138,000, en contraste con los $22,000 que pagó el bimestre anterior por un consumo similar. Otra pareja de jubilados señaló que su factura pasó de $21,593 a más de $50,000, a pesar de no usar calefacción eléctrica.

Bruno Nicolini, presidente de la CALP, explicó que la cooperativa solo aplica las tarifas fijadas por la Provincia y que no tienen capacidad de modificarlas. Nicolini invitó a los vecinos a revisar sus facturas para detectar posibles errores y destacó que el incremento en el costo del kilowatt era un factor clave. En el caso de los comercios, el precio pasó de $33 a $113, mientras que para los usuarios residenciales, el aumento fue de dos a tres veces más, dependiendo del nivel de consumo.

Desde el sector hotelero de Pinamar también se mostró preocupación por los altos costos de la energía en temporada baja, señalando que las facturas se han cuadruplicado. Juan Ibarguren, el intendente de Pinamar, explicó que el aumento aplicado por la CALP es proporcional al aumento del costo de la energía y el valor de la distribución (VAD), asegurando que el precio del kilowatt en Pinamar es similar al de otros municipios de la región.

Cabe aclarar que, durante la conferencia del día lunes de Carlos Bianco, se habló de los aumentos tarifarios y el incrementó que habrá para la clase N2, quienes son los de bajo recurso. Por ahora, las dudas e incertidumbres en Pinamar crecen, sumado a las tasas municipales y los aumentos en los servicios. El malestar poco a poco, comienza a sentirse en la ciudad.